English
Español
Skandinaviska
Deutsch
Français
Русский

10450 supporters





Para participar en otras campañas de la UITA pulse aquí.


Fecha de actualización : 17-Jun-2020

Status: active

© 2020 IUF

¡Coca-Cola Company está abusando de una emergencia nacional de salud en Filipinas para atacar los derechos laborales!

La gerencia de Coca-Cola en Filipinas aprovecha la emergencia por coronavirus para atacar a dirigentes sindicales de la afiliada a la UITA FCCU-SENTRO e intimidar a sus miembros con despidos, procedimientos disciplinarios y el uso del poder policial.

Mientras los trabajadores y trabajadoras se esfuerzan por sobrevivir durante estrictas medidas de confinamiento y una pandemia letal, la compañía ha ordenado al personal con sospecha de exposición a COVID-19 cuarentena sin remuneración. Quienes trabajan en la planta de Coca-Cola en San Fernando, provincia de Pampanga, profundamente preocupados por el riesgo de infección tras la muerte de un familiar directo de una persona que se desempeña en la planta a quien había estado expuesto, mantuvieron una reunión sindical en la sala de vestuario el 28 de marzo. Los dirigentes sindicales instaron a los trabajadores a cumplir con las recomendaciones del gobierno y quedarse en casa si temían exponerse o contaminar a otras personas, afirmando que respetarían las decisiones individuales de cada persona.

La gerencia tomó represalias del 6 al 8 de abril con medidas disciplinarias a 7 dirigentes y miembros del sindicato en las plantas de San Fernando y Canlubang, incluidos Alfredo Marañón, Belarmino Tulabut y Danilo Pineda, acusándolos de 'sabotaje económico'. Los tres fueron despedidos el 8 de mayo. El Secretario General Nacional de FCCU-SENTRO, Brendo Enríquez, escribió a la gerencia de Coca-Cola el 18 de mayo protestando por los despidos y compartiendo la comunicación con sus miembros y con la UITA. Le aplicaron medidas disciplinarias y ahora se enfrenta al despido. Y la gerencia pidió a la policía que disolviera una manifestación laboral pacífica de protesta por el despido de sus dirigentes sindicales el 9 de junio. Los trabajadores y trabajadoras que protestaban llevaban máscaras, respetaban el distanciamiento social y habían acordado procedimientos con la policía local.

Las actividades de Coca-Cola en Filipinas son propiedad exclusiva de Coca-Cola Company en Atlanta, EUA. La responsabilidad por intimidación, despidos y amenazas a nuestra afiliada y sus miembros recae directamente en Coca-Cola Company.

Los representantes sindicales que invocan el derecho de sus miembros a un lugar de trabajo seguro no están cometiendo un'sabotaje económico'. Los sindicatos tienen derecho a comunicarse con sus miembros y con la UITA, a reunirse en forma pacífica y a protestar.

Los invitamos a FIRMAR LA PETICIÓN a continuación para enviar un mensaje a Coca-Cola Company: ¡Coca-Cola no puede abusar de una emergencia de salud pública para atacar derechos humanos fundamentales!

El mensaje aparece primero en inglés, luego en español.

Su nombre: (requerido)
Su correo electrónico: (requerido)
Su sindicato/ organización:
País:
Escriba aquí su mensaje - o simplemente utilice el mensaje existente.

To Mr. James Quincey, CEO and Chairman, The Coca-Cola Company

Cc Mr. Brent Wilton, Director, Global Workplace Rights, The Coca-Cola Company

Dear Mr. Quincey,

I am deeply concerned to learn that The Coca-Cola Company appears to be capitalizing on the COVID-19 emergency to attack fundamental trade union rights at its operations in the Philippines. As you should be aware, the government has imposed strict lock-down and confinement measures in response to the emergency.

I am sure you are aware that the company offers no pay for workers who follow the government’s advice to remain at home if they fear contamination or risk exposing others. Workers at the San Fernando bottling plant held a meeting on March 28 to discuss their fears and concerns and the union’s demands to the company for dealing with the emergency. Management responded to this meeting on April 6-8 by disciplining 7 union officers and members at the San Fernando and Canlubang plants, including Alfredo Marañon, Belarmino Tulabut, and Danilo Pineda, absurdly charging them with 'economic sabotage'. The three leaders were terminated on May 8.

FCCU-SENTRO General Secretary Brendo Enriquez wrote to Coke management on May 18 protesting the dismissals and sharing the communication with his members and with the IUF. He has been disciplined and faces termination. And management called on the police to break up a peaceful demonstration by workers protesting the dismissal of their union leaders on June 9. The protesting workers wore masks, respected social distancing and had agreed on procedures with the local police.

It is unacceptable to curtail union rights and to discipline, dismiss and intimidate union members at a time when management should be engaging with the union to constructively manage the impact of the crisis.

I call on The Coca-Cola Company to act immediately to reinstate all dismissed union leaders, drop the absurd charges against Brendo Enriquez, engage in good faith with FCCU-SENTRO on COVID-19 protocols, and fully respect the union’s right to freedom of assembly and to communicate with its members and with the IUF on these issues.

Yours sincerely


------------

Traducción

Para: James Quincey, Director Ejecutivo y Presidente, Coca-Cola Company,

C/c : Brent Wilton, Director, Director de derechos laborales de Coca-Cola Company

Estimado Sr. Quincey:

Me preocupa profundamente saber que Coca-Cola Company parece estar aprovechando la emergencia de COVID-19 para atacar los derechos sindicales fundamentales en sus actividades en Filipinas. Como usted debe saber, el gobierno impuso estrictas medidas de confinamiento en respuesta a la emergencia.

Seguramente, usted debe saber que la empresa no ofrece remuneración a los trabajadores y trabajadoras que siguen los consejos del gobierno de permanecer en sus hogares si temen contaminación o corren el riesgo de exponer a otras personas. Quienes trabajan en la planta embotelladora de San Fernando celebraron una reunión el 28 de marzo para discutir sus temores y preocupaciones y las reivindicaciones sindicales ante la empresa para hacer frente a la emergencia. La gerencia respondió a esta reunión el 6 al 8 de abril con medidas disciplinarias a 7 dirigentes y miembros del sindicato en las plantas de San Fernando y Canlubang, incluidos Alfredo Marañón, Belarmino Tulabut y Danilo Pineda, acusándolos absurdamente de 'sabotaje económico'. Los tres fueron despedidos el 8 de mayo.

El Secretario General Nacional de FCCU-SENTRO, Brendo Enríquez, escribió a la gerencia de Coca-Cola el 18 de mayo protestando por los despidos y compartiendo la comunicación con sus miembros y con la UITA. Le aplicaron medidas disciplinarias y ahora se enfrenta al despido. Y la gerencia pidió a la policía que disolviera una manifestación laboral pacífica de protesta por el despido de sus dirigentes sindicales el 9 de junio. Los trabajadores y trabajadoras que protestaban llevaban máscaras, respetaban el distanciamiento social y habían acordado procedimientos con la policía local.

Es inaceptable restringir los derechos sindicales, imponer medidas disciplinarias, despedir e intimidar a los miembros del sindicato en un momento en que la gerencia debería dialogar con el sindicato para gestionar de manera constructiva el impacto de la crisis.

Exhorto a Coca-Cola Company a actuar de inmediato para reincorporar a todos los dirigentes sindicales despedidos, retirar las absurdas acusaciones contra Brendo Enríquez, dialogar de buena fe con FCCU-SENTRO sobre protocolos para la COVID-19 y respetar plenamente el derecho sindical a la libertad de reunión y comunicación con sus miembros y con la UITA sobre estos temas.

Atentamente

Si desea enviar su propio mensaje y no utilizar este texto, por favor, abra su programa de correo electrónico y copie las siguientes direcciones en el campo “Para": urgentaction@iuf.org



Stop spam!
Ingrese el siguiente número en el recuadro a continuación 1161 :

Gracias

Si usted desea recibir las futuras acciones urgentes/alertas de nuestra parte, por favor diríjase a esta casilla